ENAMORAMIENTO Y AMOR: ¿ES LO MISMO?

Dr. Luis Arocha Mariño, M.D. Enero, 2017

 

“Estar contigo o no estar contigo es la medida de mi tiempo”

Jorge Luis Borges

Definitivamente, NO.

El enamoramiento es la etapa inicial del verdadero AMOR. Sí, con mayúsculas. El enamoramiento es ese momento de locura perceptiva donde todo gira alrededor de la figura amada; nada importa, nada pesa, sólo estar con esa persona. Hay un dominio absoluto de las emociones sobre nuestra vida: alegría desbordada, tristeza, rabia, iras, celos, ansias, desconcierto, dependiendo de las expectativas iniciales del que ama y la ratificación o no por parte de la otra persona… Somos presas de impulsos nerviosos generados por químicos fuera de nuestro alcance lógico y racional. Los investigadores han identificado al menos tres sustancias sumamente poderosas para que entremos en esta etapa: Pheniletilamina (PEA), Dopamina y Oxitocina. Por lo tanto, las decisiones son impulsivas, animales, detrás de la orden básica de la naturaleza: “ve y reprodúcete”, lo cual los seres humanos realizamos de manera un tanto curiosa…

El verdadero AMOR aparece cuando una vez superada esa terrible etapa, habiendo coincidido en compartir valores, creencias, deseos y expectativas en un sentido futuro de la pareja, es decir, el “nosotros” co-construido de mutuo acuerdo, experimentamos sentimientos sólidos, fuertes hacia la pareja y los logros que a lo largo del tiempo, compartimos: hijos, propiedades, vínculos sólidos con familiares, amigos, vecinos, y un largo etc. Acá las investigaciones apuntan a que la aparición de la serotonina, el balance dopaminérgico y la graduación de los otros neurotransmisores nos permite una sensación de paz, tranquilidad, seguridad con momentos de éxtasis obtenidos a través de las acciones que fortalecen el vínculo, como la curiosidad, el apego, la empatía y solidaridad generada en una realimentación continua de la ternura, la sensualidad y la sexualidad bien dirigidas.

Desafortunadamente, la mayoría de las parejas no alcanzan esta etapa (en nuestras investigaciones no llegan al 1% las parejas felices), entre otras razones por ignorar cómo usar la empatía para generar el “equipo pareja”, elevación reflexiva del ser humano más allá del mero “yoismo” de nuestros tiempos, arrastrados por los 140 caracteres que nos alejan de nuestra esencia distintiva del resto del mundo animal: Reflexionar y corregir constantemente los errores com

Leave a Reply

Free WordPress Themes, Free Android Games